17.6.07

Va de gatos y perros

Hay personas que son como gatos, y otras como perros.

Las primeras priman la independencia y la libertad por encima de todo. Les gusta saber que tienen un hogar donde acuidir si hace frío, quieren descansar, tienen hambre o necesitan que le curen una herida. Pero no soportan que les quiten la libertad para entrar y salir cuando quieran. De vez en cuando necesitan irse a callejear y volver días o semanas después, con aspecto de acabar de salir de una rafe, y todo lo que esto implica: fiesta, resaca, escarceos, rasguños de alguna pelea y, sobretodo, felicidad en el rostro. Los gatos son capaces de abandonar a sus seres más queridos antes de perder su entorno y capacidad de autonomía. Y si su "dueño" los abandona, sobrevivirán sin demasiada dificultad. Saben que poniendo carita de buenos y con uno o dos maullidos, cualquier otro les acogerá.

El segundo tipo de personas, las que son como perros, en cambio, priman la fidelidad y el compromiso. Procuran no separarse de su ser más querido bajo ningún motivo; prefieren quedarse en casa cuidando a su compañero antes de irse a hacer otras cosas; renunciar a lo que sea por su "amo" es su live motiv. Son fieles e, incluso me atrevería a decir, algo dependientes, no soportan la soledad y mucho menos el abandono. Los perros son capaces de seguirte hasta el fin del mundo, olvidando la calidez del hogar, del entorno e, incluso, olvidando su propia existencia. Muchos son los casos en los que cuando el dueño de un perro muere, éste le hace compañía ante su tumba hasta encontrar la muerte también.

¿Pueden entonces un gato y un perro ser compañeros y amantes a largo plazo?

Yo, creo que sí, si hay respeto y comprensión.

Al fin y al cabo, los polos opuestos siempre se han atraído...

3 comentarios:

minimono dijo...

Imposible a largo plazo gato con gato (todo el día fuera y la casa sin barrer y la nevera sin llenar) y demasiado empalagoso perro con perro (todo el día mimos y más mimos)... Sin embargo, ayer el príncipe de Cachemira, totalmente gato o ser etéreo -como se definió él-, comentaba que estaba con una terrícola, práctica y de ciencias, que le daba mucha estabilidad. Y que prefería eso a los fuegos artificiales de encontrar a alguien completamente igual porque estos se agotan, científicos dixit. Sin negarlo, ¿cómo hacer si te gustan más los que se parecen a ti? ¿Uno de los dos tiene que cambiar? ¿Y si asumimos que cambiar no es posible? (te pones un disfraz, eso sí, pero a la larga no cuela) ¿Y si quizás lo que no es posible es el largo plazo? Està complicadet el tema però em mola el post... Podriem passar-lo a tema eclécticas :)

Gregorio Luri dijo...

De acuerdo. Muy acertado.
Gracias por el link.

Optimo Máximo dijo...

PUEDE SER POSIBLE ACABAR COMO CENTAUROS. MEDIO PERRO MEDIO GATO AUNQUE SIENDO UN POQUITO MAS PERRO O UN POQUITO MAS GATO.
SALUT !!