24.8.08

the end

Con un primer plano del tatuaje de hena que la prota se hace a mitad de la peli en la pierna derecha, aparece el "The end" en la pantalla. Las luces se encienden,y la sala se vacía lentamente.

Sin levantarme de la butaca repaso cada fotograma del film: la dureza de las palabras del que, confunfiendo el querer con el amar, la perdió para siempre en la primera escena; la amargura escondida del amante que fingiendo no esperar nada a cambio la desea a escondidas a lo largo de toda la película; la seguridad que le dan los de siempre queriéndola a pesar de todo y que queda patente en la mayoría de escenas; los paisajes exóticos que ella fotografía a mitad de la peli en tierras africanas; la escena del encuentro fortuito con él antes de emprender la aventura y el topicazo de dejar en manos del destino el volver a reencontrase. Primer plano del tatto, fundido a negro y "The end".

Es inútil, por más que repase cada escena, cada diálogo, no consigo comprender
el final. Ya se sabe, directores de cine independiente que viven en los barrios fashion de ciudades como Londres, New York o Barcelona...

Me levanto de la butaca cuando ya no queda casi nadie en la sala y me deslizo por el pasillo de en medio hacia la puerta de emergencia liándome un cigarrillo cuando, de repente, una voz familiar me susurra al oído: "Lindo el tatuaje de la pierna. ¿Es hena?"

2 comentarios:

Oscar Ibars Gaseni dijo...

Vaya, has vuelto cargada de ideas,eh?
Así me gusta. Y no dejaré de ser un peñazo pero tus escritos son muy guays.
Un besazo !!!

Silvia dijo...

Pero que peazo escritora estas hecha!! He encontrado tu blog por casualidad en facebook y está resultando ser una caja de sorpresas!! Gracias por el regalito suave que son tus palabras... Besitos!